Redes Sociales

Buscar

User Login

Nos dejó el P. Jerónimo

 

 

 

 El monasterio de Poio está de luto. El lunes falleció el padre Jerónimo López a los 92 años de edad como consecuencia de un fallo cardíaco. El padre mercedario, de origen zamorano, era el encargado de la biblioteca del convento, que dispone de una de las colecciones privadas más importantes de Galicia. Su función era la de custodiar los más de 150.000 volúmenes de su archivo, muchos de ellos de incalculable valor histórico, patrimonial y económico. Y lo hacía desde 1989, año en el que le encomendaron esta tarea.

 Trabajó hasta el último día, apunta el superior del monasterio, P. Arsenio Fernández Rodríguez, que recuerda que el religioso se despidió en paz. No padeció, subraya.

 Miembro de la orden de La Merced, el padre Jerónimo está considerado como una de las figuras más relevantes en la conservación y divulgación de la historia de Poio. Era una persona admirable, destaca el superior. Era un religioso muy observante y con cierto sentido de libertad. Yo soy fruto de él. Era un gran formador, un factótum, añade el padre Arsenio.

 Autodidacta, políglota y muy meticuloso, el eclesiástico era muy celoso con su trabajo y tenía una memoria prodigiosa. Se sabía de memoria dónde estaba cada uno de los libros a su cargo, más de 150.000. ¡Qué cabeza!, exclama el máximo responsable del monasterio poiense, que insiste en el don de lenguas del eclesiástico. Ha llegado a traducir obras en inglés, alemán e italiano.

 El que fuera director de la Orden Tercera deja a la comunidad mercedaria de Poio con solo ocho miembros. Sus restos se velaron en la capilla ardiente situada en una sala próxima a la biblioteca y abierta al público y su entierro se celebró el martes a las 16.30 horas siendo su funeral  oficiado por Justo Linaje, superior provincial de la orden.

 

 

   Los niños de la catequesis parroquial recuerdan al P. Jerónimo

 

Emotiva celebración

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  No podía ser de otra forma. El P.Jerónimo era un niño más entre los niños,siempre a su servicio, los confesaba, los bendecía… ¡y cómo los quería!

  En la misa de la familia, el domingo, a las 12,00 h un recuerdo especial de agradecimiento brotó de los niños, catequistas y fieles. Jesús en el Evangelio nos invitaba a seguirle como a los primeros discípulos y así recordamos, en una pequeña presentación, la vocación y seguimiento a Cristo Redentor del P. Jerónimo.

  Con la ofrenda de unas flores,  los niños, agradecieron la fecunda vida del P. Jerónimo.