Redes Sociales

Buscar

User Login

ALFOMBRA DE FLORES-CORPUS 2018

El atrio del monasterio de Poio se engalana por el Corpus

 

 

 Sesenta días después del domingo de Pascua se celebra la fiesta del Corpus Christi, una celebración nacida en el siglo XIII con un carácter aleccionador que ha llegado hasta nuestros días en su versión más lúdica en la que se incluye la creación de unas efímeras obras de arte como son las alfombras florales.

 El atrio del monasterio de Poio fue uno de esos enclaves religiosos que se engalanaron con motivo del Corpus Christi. La de este año ha sido una jornada especia ya que la parroquia de San Juan de Poio, de gran riqueza histórica y arraigadas tradiciones, vive en este 2018 el Año Jubilar Mercedario, concedido por el papa Francisco con motivo del VIII centenario de la Orden Mercedaria.

 El párroco de San Juan de Poio, el P. Iñaki, mercedario, ha señalado que en el monasterio estamos pocos mercedarios para conmemorar la historia de nuestra Orden en sus 800 años; por eso ha agradecido la participación de los feligreses, singularmente la de aquellos que confeccionaron las alfombras en las que brillaron motivos mercedarios.

 Su tarea se complicó debido a los elementos climátiicos. Ellos, en un esfuerzo desinteresado, han recopilado árnica, pampullo, carrasco, margarita, semillas y lentejas. El sábado se diseñó en el campillo el recorrido de la florida alfombra. A las nueve de la noche, comenzaban entre todos a florear el recinto procesional.Trabajaron hasta la madrugada recibiendo durante la tarea los ánimos del alcalde Luciano Sobral.

 A la mañana siguiente, numerosos feligreses acudieron a la celebración de la eucaristía seguida de la tradicional procesión, acompañada de grupo de gaiteiros.

 El párroco, emocionado por tan gran participación, ha querido transmitir su más sincero agradecimiento a los grupos matrimoniales, a los jóvenes, a todos, por sus sus desvelos y labor desinteresada. Y expresó su deseo de que nunca desaparezca esta ilusión: celebrar unidos esta tradición tan sentida y significativa. La unidad, respetándose, crea vinculos de sincera convivencia, de cristiana amistad.