Redes Sociales

Buscar

User Login

Confección de la alfombra floral

     

 

¿CÓMO SE CONFECCIONA UNA ALFOMBRA DE FLORES?

 

                                       

  Sabemos, y es conocido de todos los que se mueven en estas tareas, que hay muchas formas de hacer una alfombra de flores para el Corpus Christi. 

  Nosotros, desde la Parroquia de San Xoan de Poio, damos a conocer nuestra forma de actuar y nuestra experiencia tras aproximadamente veinte años de trabajo en ello.

  Tras haber elegido unos motivos o formas, se crea el dibujo que presentará el tapete.

  Se hacen en cartón o tablilla fina las plantillas de los dibujos para marcar en el piso donde va a ser hecha la alfombra teniendo muy presentes las medidas del espacio con el que contamos.

  Con todo esto, ya imaginamos el material que necesitamos, más o menos.

Y, como estamos hablando de alfombra de flores, cuando en primavera empiezan a brotar las plantas y flores en los campos y aparecen las semillas, empezamos a recoger aquellas que no son perecederas y las separamos y preparamos para tenerlas a punto el día señalado: la tarde y noche de la víspera del Domingo de Corpus.

  Nos solemos servir, normalmente, del siguiente material:

árnica, carrasco, lenteja pelada, brizno, cebada, carozo, pampullo, sal común, pipas de girasol…etc. 

  Para marcar las líneas exteriores del dibujo, nos valemos de conchilla de almeja, berberecho y de vieira, mientras que las interiores se indican o puntean con árnica.

  Una vez señaladas las formas y dibujo, se rellena de pétalos de flores atendiendo al color que se quiere elegir. Estas flores de distintos colores, son troceadas o deshojadas antes, siendo las más usuales: margarita blanca y de color, hortensia, clavel, clavelina, rosa, siempreviva…etc.

  De idear, trabajar, confeccionar y usar adecuadamente, resulta el trabajo que pueden ver y del que disfrutar y gozar: son estas alfombras florales que se confeccionaron para FIESTAS DEL CORPUS desde hace ya muchos años.

  Naturalmente, esta maravillosa labor no se hace sola.

  Se trata de  un animoso grupo de miembros de nuestra comunidad parroquial que nos regala su tiempo, dedicación y arte para disfrute de la multitud de feligreses y curiosos que se acercan en la mañana del Domingo de Corpus a contemplar su obra.

  Desde esta página agradecemos a todos ellos su desinteresada labor, les animamos a continuar en ella e invitamos, sobre todo a los jóvenes de nuestra parroquia, a sumarse al grupo con el fin de no solo mantener sino dar impulso a tan preciosa tradición.