Redes Sociales

Buscar

User Login

El año litúrgico: tiempo de Adviento.

a

 El Adviento es el primer período del año litúrgico y consiste en un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Su duración suele ser de 22 a 28 días, dado que lo integran necesariamente los cuatro domingos más próximos a la festividad de la Navidad. El primero de ellos tiene lugar el domingo siguiente al de la solemnidad de Cristo Rey y último del año litúrgico anterior; se ubica entre el 27 de noviembre y el 3 de diciembre.

 Los fieles cristianos lo consideran como un tiempo de oración y de reflexión caracterizado por la espera vigilante, es decir, tiempo de esperanza y de vigilia, de arrepentimiento, de perdón y de alegría. El color litúrgico de estos días es el morado.

 Durante el Adviento, se coloca en las iglesias la llamada corona de Adviento con cuatro velas, una por cada domingo y a cada una se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe. El simbolismo de cada elemento constitutivo de la corona es muy antiguo: el círculo es un símbolo del ciclo eterno de las estaciones, mientras que las especies perennifolias en general simbolizan la inmortalidad; la luz se identifica con el espíritu y la fuerza de la vida que persiste aún en medio de los días cortos y del frío que gobierna usualmente el Hemisferio Norte en el tiempo de Adviento.

 Si bien el Adviento precede inmediatamente al tiempo de Navidad, desde el punto de vista espiritual tiene por finalidad la preparación del creyente para la segunda venida de Cristo y el encuentro definitivo con Dios.

 La Iglesia invita a meditar en la venida del Señor, la cual se nos presenta en tres dimensiones:

 Adviento Histórico: es la espera en que vivieron los pueblos que ansiaban la venida del Salvador. Abarca todo el Antiguo Testamento.

 Adviento Místico: es la preparación moral del hombre de hoy a la venida del Señor. Es un  Adviento actual. Es tiempo propicio para la evangelización y la oración que dispone al hombre, como persona, y a la comunidad humana como sociedad, a aceptar la salvación que viene del Señor.

 Adviento Escatológico: es la preparación a la llegada definitiva del Señor al final de los tiempos, cuando vendrá para coronar definitivamente su obra redentora, dando a cada uno según sus obras.

 Son cuatro los temas que se presentan durante este Tiempo:

 En el primer domingo, las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación guiada por las palabras del Evangelio: Velen y estén preparados, porque no saben cuando llegará el momento.

 En el segundo, la liturgia nos invita a reflexionar con la exhortación de San Juan el Bautista: Preparen el camino, Jesús llega.

 En el tercero, nos invita a recordar la figura de la Virgen María, quien se prepara para ser la madre de Jesús.

 Y en el cuarto, las lecturas bíblicas y la predicación están dirigidas a la disposición de la Virgen María ante el nacimiento de su Hijo, y nos invitan a aprender de María y aceptar a Cristo, que es la luz del mundo.